Rundetaarn

La Rundetaarn de Copenhague alberga el observatorio en funcionamiento más antiguo de Europa, un telescopio de 1929 y un excelente mirador en la cima. ¡Descúbrelo!

La Torre Redonda de Copenhague es una de las construcciones más curiosas de la ciudad. Fue construida en 1642 por orden del rey Christian IV, con el objetivo de crear el primer observatorio astronómico de Copenhague. Hoy en día, el observatorio de Rundetaarn sigue siendo el más antiguo de Europa.

Durante siglos, la Torre Redonda fue el epicentro de la astronomía de Dinamarca. En su interior es posible ver el telescopio de 1929 y los mapas de las constelaciones tal y como se diseñaron en la época. Además, en la subida al mirador de la torre se encuentra un planetario del siglo XVII con el Sol como el centro del universo.

Subir a la Torre Redonda

La característica más llamativa de la Torre Redonda de Copenhague es su rampa en espiral. Este curioso diseño no es casualidad, y se repite en otros edificios famosos como la Giralda de Sevilla. El objetivo era que el rey Christian IV pudiera subir hasta el observatorio de la cima a lomos de su caballo.

Tras dar siete vueltas y media por la rampa en espiral se llega al mirador de la Torre Redonda, a 34,8 metros de altura. Desde aquí es posible ver todos los edificios del corazón de Copenhague desde las alturas. ¡La ubicación de Rundetaarn es inmejorable!

Entre los demás atractivos de visitar la Torre Redonda de Copenhague destacan la antigua biblioteca (hoy reconvertida en sala de exposiciones), el desván de las campanas y una plataforma de cristal donde asomarse a los 25 metros de caída.

Horario

Del 21 de mayo al 21 de septiembre:
Todos los días de 10:000 a 20:00 horas.
Resto del año:
Todos los días: de 10:00 a 18:00 horas.

El observatorio abre solo de octubre a marzo.

Precio

Adultos: 25 DKK.
Niños entre 5 y 15 años: 5 DKK.

Transporte

Autobús: línea 5c, 14, 66 y 305S.
Metro y tren: estación Nørreport.