Cómo llegar a Copenhague

Cómo llegar a Copenhague

La ubicación de la península de Dinamarca hace que sea posible llegar a Copenhague por tierra, mar y aire. Descubre las diferentes formas de llegar a Copenhague y elige el transporte que más se adapte a tus preferencias.

Llegar a Copenhague en avión

Viajar a Copenhague desde España en avión es la forma más rápida, cómoda y barata de llegar a la capital danesa. Las aerolíneas de bajo coste que vuelan a Copenhague desde Madrid o Barcelona son Ryanair, Iberia Express y Vueling. En función de las fechas que elijáis y las ofertas disponibles, es posible encontrar billetes de ida y vuelta por unos 50€ o 100€.

Otras aerolíneas que ofrecen vuelos a Copenhague son Norwegian e Iberia, pero los precios son más elevados.

Para encontrar las mejores ofertas, podéis echar un ojo a nuestro buscador de vuelos baratos:

Llegar a Copenhague en tren

Copenhague se encuentra al norte de Europa, limitando al sur con Alemania y al norte con Suecia. Es relativamente fácil llegar a Copenhague en tren desde algunas ciudades de estos países, pero desde España no existen trayectos directos en tren.

El viaje en tren a Copenhague desde Oslo dura 7 horas; desde Hamburgo, 6 horas; y desde Malmö, 40 minutos escasos.

La estación de tren de Copenhague donde llegan todos los trenes internacionales es Hovedbanegården.

Llegar a Copenhague en barco

Copenhague es una parada imprescindible para los cruceros que surcan el mar Báltico y los fiordos noruegos. Muchos de estos grandes barcos de pasajeros zarpan desde puertos del Mediterráneo, como Barcelona, Roma, Marsella o Atenas.

Aproximadamente, más de 4 millones de turistas pasan por el puerto de Copenhague cada año. En la capital hay cuatro terminales de cruceros, situadas a unos treinta minutos en transporte público de Copenhague.