Ciudad libre de Christiania

Ciudad libre de Christiania

You are now entering the European Union es el cartel que separa a la ciudad libre de Christiania del resto de Copenhague. Este barrio hippy autogestionado no se parece a ningún otro lugar del mundo. ¡Descubre por qué!

En pleno corazón de la capital se encuentra el barrio más impactante de Copenhague: Christiania. Este barrio hippy tiene una historia, un ambiente y un estilo de vida difíciles de encontrar en cualquier otra parte del mundo.

Los orígenes de Christiania

A principios de los años setenta, una zona del barrio de Christianshavn utilizada con fines militares quedó abandonada. Algunas familias de Copenhague decidieron instalarse en la zona y vivir ajenos a las normas establecidas por la sociedad. Pronto llegaron más familias atraídas por esta idea de libertad y se creó una auténtica comunidad hippy regida por sus propias normas: Christiania.

Hoy en día, poco más de mil personas viven en la ciudad libre de Christiania. Se consideran independientes de Dinamarca y de la Unión Europea, tal y como dicta el famoso cartel de la salida del barrio que anuncia “Estás entrando de nuevo en la Unión Europea”.

A lo largo de sus casi cincuenta años de vida, Christiania ha sido un barrio autogestionado basado en principios como el reciclaje, el arte al aire libre y la colaboración entre vecinos. Sus habitantes no pagan impuestos, por lo que los productos aquí son mucho más baratos. Christiania es una zona perfecta para ir de compras en Copenhague y adquirir souvenirs hechos a mano por los locales, ropa de segunda mano o postales en acuarela.

Venta de drogas en Christiania

Desde su aparición en 1971, el bario libre de Christiania se hizo famoso por la legalización de la venta y el consumo de drogas. Debido a la controversia que esto ha generado en los últimos años, la policía de Copenhague ha aumentado la vigilancia de la zona y el gobierno ha prohibido la venta de drogas.

Sin embargo, en Christiania es fácil encontrar drogas blandas como marihuana y hachís. La calle Pusher, decorada con farolillos rojos, es la principal avenida de Christinia y concentra numerosos puestos donde comprar marihuana y hachís. Además, en todo el barrio hay tiendas especializadas en artículos para fumadores.

La única regla de la calle Pusher es que está prohibido hacer fotos.

Una visita imprescindible

Christiania es el lugar más llamativo de Copenhague y una visita imprescindible en la capital danesa. ¡Su ambiente hippy os enamorará! A cualquier hora del día es posible tomar algo, escuchar a gente tocando la guitarra y disfrutar de su ambiente único.  

Además, visitar Christiania es totalmente seguro y no existen problemas de violencia o vandalismo. Tan solo debéis respetar a los lugareños y tener muy en cuenta los carteles que avisan de que está prohibido hacer fotografías en la calle Pusher.

Transporte

Metro: Christianshavn.
Autobús: línea 9A.